El confinamiento por coronavirus puede disparar las demandas de divorcio en Barcelona

NOTÍCIES SANT BOI | BARCELONA | DIVORCIOS | CORONAVIRUS


La nueva realidad en la que nos hemos despertado tras el decreto del estado de alarma por la pandemia del coronavirus ya está poniendo a prueba las relaciones de pareja por el exceso de convivencia.

En China las solicitudes de divorcio se han disparado tras el aislamiento forzado al que se ha visto obligada la población. Y Barcelona no será la excepción si no intentamos respetar unas normas y consejos básicos durante los días de confinamiento que nos quedan por delante.



Pero esta realidad de aislamiento a la que nos enfrentamos, a poco que miremos a nuestro alrededor, no es tan extraña como pueda parecer a primera vista. Son muchos los colectivos que afrontan situaciones parecidas y desde la total normalidad. Un ejemplo de ello lo encontramos en las monjas de clausura o los marineros confinados durante semanas en un navío en alta mar.


Hasta el momento la vuelta de las vacaciones de verano, Semana Santa o Navidades eran períodos en los que se disparaban las solicitudes de divorcio.

Vamos a intentar que el coronavirus no acabe con nuestras relaciones de pareja por ese exceso de convivencia al que no estamos acostumbrados.


¿Pero cómo hemos de afrontar este paréntesis forzoso en nuestras vidas?


Si bien es cierto que aquellas parejas que estén transitando por una relación rota o casi rota el aislamiento puede ser un gran enemigo. En la medida de lo posible habremos de centrarnos en la parte positiva que nos brinda pasar más horas junto a nuestro compañero o compañera.


  1. Quizás uno de los mejores consejos sea limitar el tiempo que nos mantenemos frente al televisor, la radio o internet informándonos de manera recurrente sobre el desarrollo de los acontecimientos. Un exceso de información lo único que conseguirá es “infoxicarnos” generándonos mayor ansiedad. Un sentimiento que puede derivar en actitudes negativas y reacciones airadas con la persona que tenemos a nuestro lado. Alguien que en realidad nada puede hacer por solucionar la raiz del problema que es la reclusión forzada.

  2. Intentar vivir el día a día de forma positiva sin pensar demasiado en el mañana. Marcarnos una serie de tareas que comprendan el espacio de tiempo desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir. Actividades consensuadas con las personas que compartimos reclusión. Y especialmente con nuestra pareja. Hay infinidad de actividades que la rutina de nuestra vida cotidiana no nos estaba permitiendo hacer por falta de tiempo. Si algo nos sobra en estos momentos es tiempo.

  3. Reservarnos momentos íntimos y de soledad para estar con nosotros mismos. Todos necesitamos de ese “Kit Kat”. Si cabe más, en el caso de parejas con niños pequeños que van a intentar acaparar toda nuestra atención.

  4. Estar pendientes de las necesidades de nuestra pareja, ser creativos y encontrar momentos íntimos para cuidar la sexualidad, sin que ello represente una obligación.

  5. Aprender a gestionar de forma diferente las discusiones y controversias. Son situaciones en las que en un momento u otro nos veremos envueltos. La gran diferencia es que, en esta ocasión no vamos a poder poner tierra de por medio. El popular dicho “Hablando se entiende la gente” nunca ha tenido mayor sentido. En lugar de reaccionar con reproches, funcionará mejor la técnica de trasladar a nuestro compañero o compañera el estado de ánimo en el que nos encontramos y el por qué solicitamos que haga o actúe de una forma determinada. No es lo mismo decir “estoy harta de verte tirado en el sofá sin hacer nada” que “cariño, puedes ayudarme a bañar a los niños, que me encuentro muy cansada”

De una forma u otra hemos de intentar que los días que nos queden por delante transcurran en un ambiente de cordialidad. Nunca nadie dijo que la convivencia tuviera que ser fácil.


Ana María López Herraiz

Abogada de divorcios - www.lopezherraizabogados.com


REGISTRA'T PER SER EL PRIMER EN REBRE LES NOVES NOTÍCIES DE LA NOSTRA WEB

CONTACTE CARÀKTER

©2020 by Punto y Aparte

IMG_2216.png